Tensión en Colombia por el envío de tropas especiales de EEUU al país

Blog

1 de junio de 2020

Constitución y presencia de tropas extranjeras en Colombia. Comparto mi opinión en Radio Francia Internacional

El envío de militares de infantería de Estados Unidos a Colombia suscita el rechazo de expertos, defensores de derechos humanos y la oposición. Se aduce que la decisión fue tomada violando la Constitución.Y se teme que la presencia de la Brigada del Comando Sur sea la antesala de una intervención militar de la administración Trump contra Venezuela, desde territorio colombiano.

Una unidad élite de Estados Unidos, bajo órdenes del Comando Sur, llegará a Colombia para apoyar la lucha contra el narcotráfico y la paz regional, según lo anunció la embajada estadounidense en Bogotá a través de un comunicado.

Se trata de la Misión SFAB (Brigada de Asistencia de Fuerza de Seguridad) que permanecerá desde junio en las llamadas zonas Futuro, definidas por el gobierno de Colombia, algunas situadas en regiones de frontera con Ecuador y Venezuela. El comunicado de la embajada de Estados Unidos no especifica el tiempo en que permanecerán las tropas de su país en territorio colombiano, ni el número de hombres que componen dicha brigada.    

Es la primera vez que la SFAB hace presencia en un país latinoamericano.  “Viene para ayudar a Colombia. Su mejor aliado y amigo en la región” reza en el comunicado.

Una medida inconstitucional

El anuncio de la embajada estadounidense provocó una ola de críticas en el país suramericano. En entrevista con Radio Francia Internacional en español, el constitucionalista y ex magistrado Armando Novoa explica que en materia de política exterior y presencia de tropas extranjeras en el territorio nacional, la Carta Magna establece unos procedimientos en instancias especificas que, en este caso concreto, no fueron cumplidos.

« La Constitución dice que el senado de la República debe autorizar el tránsito de tropas extranjeras por el territorio colombiano. Y el senado no lo ha autorizado. Así que la presencia en Colombia de estas tropas de Estados Unidos iría en contravía de lo establecido constitucionalmente ».

Novoa, quien participó en la Asamblea Constituyente que elaboró la actual Ley fundamental del país, agrega que la Carta Magna también señala que, para tomar una decisión sobre la presencia de tropas de otro país en el territorio nacional, el presidente debe oír previamente al Consejo de Estado. « Se trata de un cuerpo judicial que, para el caso específico, adquiere el carácter de organismo consultivo del gobierno. Eso tampoco ha ocurrido ».  

Así las cosas, ni el senado colombiano ha autorizado la presencia de tropas de Estados Unidos en el país, ni tampoco el gobierno ha consultado al Consejo de Estado, tal y como lo dicta la Constitución nacional. « Y aquí no estamos hablando solamente del tránsito, sino de la permanencia de tropas de Estados Unidos en Colombia », advierte el constitucionalista. 

Legisladores opositores e independientes consideraron una “violación a la soberanía” y una afrenta a las funciones del senado  el despliegue del contingente Asistencia de Fuerza de Seguridad (SFAB).  

En un tuit el presidente del Senado, Lidio García, del Partido Liberal, recordó al presidente de Colombia que el artículo 173 de la Carta de navegación política del país establece que ‘permitir tránsito de tropas extranjeras’ en territorio colombiano es una atribución constitucional del Senado.

Un anuncio atípico y poco leal con el derecho internacional

 “La misión de SFAB en Colombia es una oportunidad de mostrar nuestro compromiso mutuo contra el narcotráfico y el apoyo a la paz regional, el respeto de la soberanía y a la promesa duradera de defender los ideales y valores compartidos” dice el comunicado de la embajada citando al almirante Craig Faller, comandante en jefe del Comando Sur de Estados Unidos, Southcom (por sus siglas en inglés).

La llegada inminente a Colombia de la Brigada de Asistencia de Fuerza de Seguridad fue anunciada de manera oficial por la embajada de Estados Unidos. Un método que riñe con las reglas del derecho internacional, afirma Novoa.

« Resulta completamente atípico y contrario al derecho internacional que quien anuncie la presencia de las tropas sea el país que las envía y no el Estado que las recibe ». 

Ocupación del territorio colombiano

De otra parte, continua el experto en derecho constitucional, la labor de realizar operaciones militares en « naciones aliadas », según los términos del comunicado, es supremamente grave, especialmente si su duración es de «varios meses » sin que se especifique una fecha límite.

« Eso significa que la presencia de militares de infantería estadounidenses en suelo colombiano puede asimilarse a una ocupación del territorio de nuestro país sin que las autoridades competentes hayan autorizado este tipo de maniobras, como lo establece la Constitución ».

Ante la inconstitucionalidad y la dimensión de los riesgos que acarrea esta medida, Novoa insiste en que el senado colombiano, en su función de ente de control político del ejecutivo, debe exhortar al gobierno de Iván Duque a que se pronuncie y explique la decisión. 

Temor a la invasión de Venezuela desde Colombia

La Fuerza especial estadounidense centrará su presencia en las llamadas Zonas Futuro, algunas ubicadas en lugares fronterizos, como el Pacífico del Nariño, una de las principales salidas de droga del país, así como en el Catatumbo y Arauca, que colindan con Venezuela. 

Según el comunicado de la embajada estadounidenses, la misión militar al mando del Comando Sur apoyará la operación antidrogas en el Caribe lanzada en abril por el presidente Donald Trump y que tiene la mira en el “régimen corrupto” de Venezuela.

Dados los reiterados llamados del mandatario estadounidense a derrocar al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, sectores en Colombia temen que la fuerza élite enviada por Estados Unidos sirva para una intervención armada en el país vecino desde territorio colombiano. 

« Se trata de un temor fundado porque está precedido por dos medidas. Una, el envío de naves militares al Caribe, cerca a las costas de Venezuela. Y otra, la incursión de un grupo mercenario encabezado por personal de Estados Unidos en la Guaira, Venezuela, y que fue repelido por las tropas del gobierno de Caracas » precisa León Valencia, director de la Fundación Paz y Reconciliación, PARES.

Valencia explicó a Radio Francia Internacional en español que estos dos hechos constituyen el anuncio de la intención expresa que tiene Washington de intervenir militarmente en Venezuela. « El mismo presidente Trump dijo que la intervención de los mercenarios no fue liderada por el gobierno de Estados Unidos porque, si ellos decidieran hacerlo, intervendrían con tropas. Sería más una invasión ».

Para el analista político el hecho de que varias potencia estén interesadas en Venezuela puede derivar, en caso de un ataque de Estados Unidos, en un conflicto internacional.

« Rusia ha manifestado que no toleraría una intervención de Estados Unidos en territorio venezolano, China también se ha manifestado en contra de cualquier intervención y ahora hay barcos de Irán con ayuda petrolera y humanitaria para Venezuela. De manera que en Colombia, exceptuando las altas autoridades, hay temor en la sociedad civil de que esta intervención ocurra”.

En la misma línea, el senador opositor Armando Benedetti, del Partido de la U, cuestionó la misión de la brigada estadounidense en Colombia que comparte 2200 kilómetros de frontera con Venezuela. “Que esa ‘ayuda’ no termine en una guerra en la que no tenemos nada que ver”, escribió el legislador en Twitter.

El almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur que dirige las dos operaciones, expresó en marzo ante el senado estadounidense su preocupación por la ayuda que China y Rusia le daban a la Venezuela de Nicolás Maduro y anunció que el pie de fuerza de EEUU en Suramérica aumentaría este año. 

*El siguiente texto fue escrito por Angélica Pérez y tomado del sitio web: www.rfi.fr La reproducimos en nuestra página Web es con fines informativos y no comerciales.